Costa Este

Nueva York

La ciudad que nunca duerme, Capital del Mundo, Gran Manzana…la lista de apelativos que recibe Nueva York y su pequeño corazón, Manhattan, es interminable. Lo que es evidente es que ninguno de ellos captura en su totalidad la esencia de una ciudad cosmopolita, referente cultural y económico del planeta. Dividida en cinco distritos o “boroughs”, Queens, Brooklyn, Staten Island, el Bronx y Manhattan, es este último el que capta preferentemente la atención al visitante.

La pequeña isla ofrece tres áreas geográficas definidas:

  • El Bajo Manhattan, situado al sur de la calle 34, ofrece todo un mundo de contrastes. Origen histórico de la urbe, reúne una colección de barrios con una marcada personalidad. Del étnico Lower East, con Chinatown y Little Italy como enseñas, a Wall Street y el mundo de las finanzas; del arte y arquitectura del Soho y Tribeca al ambiente bohemio e intelectual del Village; del elegante y residencial Gramercy al vanguardista Meatpacking.
  • El famoso Midtown, espacio urbano comprendido entre las calles 34 y 59 (South Central Park), es refugio de los elegantes rascacielos y edificios en estilo beaux arts y decó, de Broadway y el flamante distrito de los teatros, de tiendas de lujo, hoteles, el Museo de Arte Moderno (MoMa) y el siempre activo Times Square.
  • La Ciudad Alta, tiene a Central Park como eje divisorio. Al este, las tiendas de moda, galerías y la “Milla de los Museos”. Al oeste, las sedes de grandes instituciones. Y al norte Harlem.

Washington

La Capital de los Estados Unidos, oficialmente bautizada como Distrito de Columbia (D.C), nace a finales del S.XVIII ostentando el nombre del primer presidente del país, George Washington. Planificada para servir como capital permanente,
utiliza como modelo la planificación urbanística acometida por grandes capitales europeas, buscando la apertura de grandes avenidas, rotondas escénicas, proliferación de monumentos conmemorativos y el Barroco como estilo artístico predominante. Hoy la ciudad late al ritmo del pasado histórico y el presente político y cultural, como atestiguan sus edificios y espacios más significativos: la Casa Blanca, el Capitolio, el Archivo Nacional, los Memoriales de los presidentes, el Cementerio de Arlington o los museos del Instituto Smithsonian en “The Mall”, la mayor institución cultural del país.

Boston

El faro de Nueva Inglaterra, la aristocrática Boston, es una ciudad llena de vida y con un excelso pasado. En sus calles, allí por 1773, prendió la revolución con el mítico Boston Tea Party, se fraguó la independencia de Inglaterra, se dieron los primeros pasos para abolir la esclavitud y eclosionó el movimiento de emancipación de la mujer. Su visita debe incluir el Freedom Trail (Camino de la Libertad), un itinerario de ocho kilómetros que recorre todos los lugares importantes de la independencia americana; el mercado de Quincy, la antigua lonja de Boston convertida hoy en un inmenso centro de ocio con decenas de cafés, restaurantes y bares de
copas; Back Bay, plagado de casas victorianas, tiendas elegantes y galer.as de arte y la celebrada Universidad de Harvard.

Cataratas del Niágara

Uno de los destinos más atractivos y populares del Nordeste americano son las Cataratas del Niágara, un grupo de grandes cascadas con caídas de hasta 100 metros, situadas en el río del mismo nombre, en la frontera entre el Estado de Nueva York y la Provincia de Ontario. Comprenden tres grupos diferenciados: las cataratas de la herradura (Horseshoe falls), las lupas americanas
y las cataratas velo de novia (Bridal Veil).

 

Costa Oeste

Los Ángeles

L.A es sinónimo de diversidad, de complejidad urbanística que a.na una colección de comunidades con distinta y apasionante personalidad, y que todas juntas conforman la segunda ciudad más poblada del país. En su visita podrás descubrir el Downtown, centro cívico, financiero y cultural de la urbe; el escénico Westside, entre colinas y próximo a las playas, donde áreas como Pacific Palisades, Beverly Hills, Bel-Air o Rodeo Drive reúnen opulentas mansiones habitadas por estrellas del cine y la canción y exclusivas boutiques; Hollywood, la histórica meca del séptimo arte, donde el Paseo de la Fama, Hollywood Boulevard y el Teatro Chino de Mann evocan gloriosos tiempos del celuloide.

San Francisco

Construida sobre cuarenta colinas alrededor de una de las bahías más hermosas del mundo, San Francisco es una ciudad multifacética y pluricultural, epicentro del liberalismo y la cultura alternativa norteamericana. Cada distrito y barrio reúne un sinfín de atractivos que exigen una visita calmada. En torno a Union Square se concentra la oferta comercial de la ciudad y el distrito financiero. De aquí parten los tranvías que acceden a través de empinadas calles a la colina de Nob Hill, y descienden hasta el famoso Fisherman’s Wharf, un conjunto de restaurantes, tiendas y locales de ocio con atractivas vistas de la Bahía. Chinatown representa un auténtico pedazo de Asia con sus mercados, tiendas y pequeños templos y el North Beach encarna el espíritu italiano, con una exquisita oferta gastronómica y agradables terrazas al aire libre. Y no nos olvidamos de las dos postales de la gran ciudad, el famoso puente Golden Gate y la mítica cárcel de Alcatraz.

Las Vegas

Esta dinámica ciudad, edificada en el corazón del desierto de Nevada, nació para ostentar el título de capital mundial del juego. Centros comerciales, grandes hoteles, casinos y clubs nocturnos perfilan el paisaje de una urbe que brilla con miles de luces de neón cuando cae el sol. Es puerta de acceso a uno de los parajes naturales más impresionantes del país, Grand Canyon, la profunda garganta excavada por el río Colorado.