Si viajas a las Islas Baleares lo más seguro es que visites la isla más grande, Mallorca. Mallorca es mundialmente conocida por sus paisajes, ciudades, gastronomía y, cada vez más, por sus fiestas. Sin embargo se trata de una isla moderna, innovadora y, al mismo tiempo, fiel a sus tradiciones y su milenaria historia. Ciudad, playa y montaña: tú eliges

 

Descubriendo Mallorca

Ciudad

Esta isla es mucho más que playas y calas bonitas. Sus ciudades son de visita obligada, sobre todo la capital: Palma de Mallorca. En Palma podrás conocer y recorrer sus palacetes, su barrio judío y las murallas que protegen a la catedral, que por cierto es la único construcción gótica del mundo que mira al mar. Otra gran idea para disfrutar de la ciudad es descansar en las terrazas que salpican el Paseo del Borne dónde además podrías ver museos, edificios modernistas y sus boutiques de lujo mientras los aleros y yates entran despacio al puerto marítimo de la capital.

oferta mallorca verano

Playa

Mallorca nos regala algunas de las playas más bonitas del Mediterráneo. Calas de roca y arena escondidas entre pinares en el oeste playas infinitas en el norte de la isla donde las bahías de Acudió y Pollença nos ofrecen un sin fin de posibilidades: restaurantes de todos los niveles, deportes acuáticos, deportes de vela, pistas deportivas, parques naturales, mercadillos, parques acuáticos… Parques naturales que tienes que visitar en Mallorca: S’Albufera de Mallorca (zona norte, junto a la Playa del Muro) , Parque Natural de Mondragó (zona este, las playas más bonitas de la isla) y el Parque Nacional de Cabrera (zona suroeste, se accede en barco desde la Colonia de Sant Jordi).

playas de mallorca

Montaña

Cambiamos las llanuras por las montañas. La Sierra de Tramuntana, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es un paraíso infinito de paisajes únicos y pequeños pueblos. Entre los pueblos del interior de Mallorca destacamos: Valldemossa por su coca de patata y por la música de uno de sus residentes, Chopin. Esporles es ideal para los amantes de la escalada, deportes de montaña, cicloturismo y el senderismo. Banyalbufar destaca por una cala de roca rojiza, una de las más bonitas de toda la isla. Deià es un pueblo colgado en la laderas de la montaña que termina a la orilla del Mediterráneo. En el norte está Formentor el cual tiene uno de lo miradores más bonitos del mundo, no es mala idea pasarse al atardecer. Pollença se sitúa en un lugar idílico en el que se juntan el monte y el mar.

viajar a tramontana