Conoce la isla de Madeira

Madeira es una de las grandes alternativas para unas vacaciones en verano. Su clima, su gente, sus playas y montañas hacen de este sitio todo un paraíso. Lo mejor de todo es que Madeira es un sitio más económico que otras islas. Conoce la isla de Madeira.

La región autónoma de Madeira las islas de Madeira, Porto Santo, Islas Desertas y por las Islas Salvajes. Madera está situada en medio del atlántico norte, a 1hrs. 30 de vuelo de Lisboa. La isla tiene 57km de largo por 22km de ancho. Su privilegiada situación geográfica junto con los aspectos geológicos confieren a Madeira una “eterna primavera”. Convirtiéndola así en un destino ideal para cualquier época del año.

 

Una suave brisa cálida durante todo el año

Con este clima es un lugar idílico para relajarse y descansar. Pese a lo que puede parecer, lo veranos no son muy calurosos con una media de 23 ºC de media. Se han atribuido desde hace mucho tiempo cualidades terapéuticas al aire de Madeira. Este clima hace de una paraíso para los aficionados a los deportes.

 

Madeira única

El entorno único y la espléndida belleza natural de Madeira constituyen solamente dos de los innumerables atractivos que la isla le ofrece. Hay una gran abundancia de frutas tropicales: plántanos, frutas de la pasión, mangos, aguacates…Otro de los caprichosa permitirse con el pescado y el marisco fresco. El pez espada es uno de sus platos típicos. Imposible no acompañar un plato así con un buen vino: el Serial, Verdeho, Boal y el Malvasia son vinos típicos.

Podrás admirar su patrimonio cultural en sus museos e iglesias repartidas por la isla. Durante la historia muchos mercaderes donaron obras pictóricas a las iglesias de las islas. Estas obras están reunidas en el Museo de Arte Sacro. La artesanía regional, sobre todo el trabajo del mimbre, está también presente en toda Madeira.

 

Naturaleza nunca vista

La isla está cubierta por una exótica vegetación como un frondoso manto verde. Es una Reserva Natural con dos tercios del territorio clasificado como zona protegida en la que abundan flora y fauna raras. En Madeira se pueden encontrar flora exclusiva de la isla. También pueden encontrarse laurissilva, brquídeas, buganvillas, lirios o azaleas entre otras muchas especies.

Siguiendo los caminos que bordean las “levadas” (pequeños canales artificiales de irrigación) que se extiendes por toda la isla, se puede disfrutar de unas impresionantes vistas. Es simplemente naturaleza en todo su esplendor.

 

Descubriendo la isla

En las montañas no puedes perderte la meseta de Paúl da Serra. Se encuentra a 1.000m sobre el nivel del mar. Un paisaje silencioso y a menudo difuminado por la niebla que te hará sentir más cerca del cielo. En el este de la isla de Madeira se encuentras las cimas de Pico Ruivo y Pico Arieiro. Son dos lugares geniales para practicar senderismo. Desde el Pico de Arieiro se puede contemplar la salida del sol. Sus colores dorados y morados te dejarán sin aliento.

 

Así es Madeira, o al menos los grandes rasgos. Lo mejor es que visites esta isla y compruebes cómo es Madeira.